EL MUNDO: “El sacrificio de un ciervo sagrado”: el cine como secuestro

Yorgos Lanthimos completa un ejercicio de cine metafórico tan despiadado y cruel como brillante. Lanthimos insiste en construir un universo en el que los significados aparecen desplazados. Los personajes reaccionan ante lo que les rodea con una claridad y consciencia extrema. Todo lo que ocurre, por disparatado y cruel que resulte, obedece a una lógica perversa, pero irrefutable. La idea es dotar de sentido a todo aquello que en la gris cotidianidad de lo diario no lo tiene. O simplemente pasa desapercibido.

EL MUNDO